945 214 264 info@logicsage.es

La necesidad de añadir valor a nuestra asesoría o despacho profesional

Como empresa, es un hecho que el cliente debe sentirse satisfecho con nuestros servicios. Para conseguirlo, debemos tener en cuenta sus necesidades y contar con la manera más adecuada para resolverlas, tanto a nivel tecnológico como humano. Hoy queremos hablar del concepto del valor añadido en la empresa, que ha ido cobrando y seguirá cobrando una gran importancia en los tiempos actuales.

En primer lugar, es necesario dejar claro qué entendemos por valor añadido. Este concepto se caracteriza por su subjetividad, y se entiende como todo lo que damos de más en nuestro servicio que no haría falta en un primer momento, para buscar siempre la satisfacción máxima del cliente.

Apostar por el valor añadido a nuestra asesoría o despacho profesional aporta mayormente aspectos positivos, como la fidelización de los clientes. Si sabemos diferenciarnos de la competencia, podremos captar nuevos clientes y nos prestarán más atención que a otras empresas de nuestro mismo sector. Es importante que no se sientan ignorados, como un cliente más, lo vital es hacerles sentir que están atendidos y asesorados en todo momento de su actividad. Si tenemos contentos a nuestros clientes, esto acabará traduciéndose en un aumento de nuestras ventas a largo plazo.

¿Y cómo ofrecer este valor añadido a nuestros clientes? Podemos empezar por algo tan básico y tan humano como el trato hacia ellos. También es importante innovar y realizar modificaciones tecnológicas en nuestro negocio antes que las empresas de la competencia.

Hay que tener en cuenta que la digitalización de la comunicación cogerá mucho más peso en las relaciones entre clientes y empresas del que tenía antes de la situación de crisis actual provocada por el COVID-19. ¡No olvidéis integrar la incorporación de valor añadido hacia vuestros clientes!