Sage cloud es una solución de gestión empresarial integral, fácilmente escalable, para que puedas crecer a tu ritmo. Pero no es solo un programa de gestión empresarial, es una propuesta integral de control y gestión de negocio adaptable a tus necesidades actuales, pero con la vista puesta en crecimientos futuros. Su flexibilidad le convierte en el software de gestión ideal para empresas medianas y pequeñas, sea cual sea el sector en el que trabajen.

El mundo está cambiando, es una realidad: se agilizan las comunicaciones, las distancias han desaparecido y la comunicación entre personas ha roto las fronteras. La empresa no es ajena a esta transformación y la forma de hacer negocios cambia cada día. Conectividad es la palabra clave que resume el porqué de todos estos cambios.

Hoy en día las empresas demandan estar conectadas y se hace imprescindible para el éxito, el acceso rápido a datos y personas, el trabajo colaborativo y la necesidad de abrir fronteras.

El reto ahora no está en conectarse sólo a unos clientes cada vez más digitalizados, además de eso, se amplía a la integración de plataformas, a conectarse a proveedores, bancos, e incluso a posibles aliados para trabajar con ellos de una forma tan fácil y natural, que casi parezcan de nuestra propia empresa. En Logic Sage, nos anticipamos a los retos del futuro y hemos dado un paso de gigante en este mejorando notablemente el día a día de tus colaboradores. Para ello ofrecemos Sage 200cloud, una solución que mejora todas las áreas de la conectividad, como la automatización de tareas, la creación de conexiones directas con bancos y proveedores o la integración de distintos software de trabajo. Además, todo ello con un manejo fácil e intuitivo, pensado ergonómicamente para mejorar el uso diario.

¿Qué es Sage cloud?

Un software ERP basado en la nube, también conocido como cloud ERP, es un pack de herramientas y aplicaciones empresariales integradas que permiten a los usuarios acceder desde cualquier dispositivo y lugar con acceso a internet.

A diferencia de las soluciones ERP tradicionales, este enfoque te brinda la capacidad de supervisar y gestionar todas las áreas de tu empresa desde cualquier ubicación. Ya no es necesario estar físicamente en la oficina para revisar informes de ventas, resultados financieros o gestionar inventarios. Con un Cloud ERP, puedes acceder a toda tu información. 

 ¿Qué diferencia hay entre Sage cloud y Sage en local? 

 La principal diferencia entre Sage en la nube o cloud y Sage en local se basa en la localización de los datos almacenados.

La implantación de un software Sage en local se trata de la instalación del programa y almacenamiento de todos los datos en los servidores del usuario mientras que Sage Cloud es un sistema de almacenamiento en la nube.

Normalmente a la hora de elegir una modalidad u otra hay que tener en cuenta si la instalación será para una empresa pequeña en la que los procesos del negocio están bien definidos, ya que un sistema en la nube podría ser la mejor opción.

Tener los datos en la nube te dará más facilidad para acceder desde cualquier dispositivo y lugar, mientras que en local cuentas con la modalidad clásica de escritorio, es necesario contar con unos requisitos mínimos, como tener en cuenta tipos de sistemas operativos de tus dispositivos locales.

Con tus datos en la nube podrás garantizar la seguridad de toda tu información, con unos protocolos de acceso e integridad, sin necesidad de instalar servidores costosos ni llevar a cabo grandes mantenimiento.

¿Cómo elegir la mejor opción? Sage en la nube frente a Sage local

Cuando se trata de elegir entre Sage 200 local y Sage 200 en la nube, es importante considerar varios factores clave que afectan tanto a los costos como al proceso de implementación y mantenimiento del sistema ERP.

Costos de Implementación y Mantenimiento

La implementación de un Sage local implica una inversión inicial más alta, ya que además del software, se requiere hardware y personal de TI para su gestión. A largo plazo, esta inversión puede resultar rentable. Por otro lado, un Sage en la nube solo requiere inversión en migración de datos y ajustes de software, sin necesidad de infraestructura adicional, lo que significa un ahorro significativo en costos.

Tiempo de Implementación

La implementación de un ERP local suele ser más lenta, ya que requiere configuración de infraestructuras y espacio de alojamiento. En contraste, la versión en la nube se aloja en servidores externos, lo que acelera el proceso de implementación al eliminar la necesidad de infraestructura adicional. En general, mientras que la implementación de un ERP en la nube suele implicar entre 3 y 6 meses, la versión local puede requerir hasta 12 meses.

Versatilidad y Accesibilidad

La versión local de Sage 200 permite acceder a la información incluso sin conexión a Internet, lo que proporciona un mayor control sobre el sistema. Por otro lado, la versión en la nube ofrece acceso desde cualquier lugar, en cualquier momento y desde cualquier dispositivo con conexión a Internet, lo que garantiza una movilidad total.

Seguridad

En un entorno local, la empresa es responsable de la seguridad de los datos, mientras que en la nube, el proveedor se hace cargo de esta tarea. Si bien los proveedores suelen contar con medidas de seguridad estrictas, es importante seleccionar un proveedor confiable y considerar las garantías ofrecidas.

Actualizaciones

En el caso de un Sage local, el equipo de TI es responsable de realizar las actualizaciones, lo que puede resultar costoso y complejo. En cambio, en la versión en la nube, el proveedor se encarga de gestionar y aplicar las actualizaciones de manera automática y periódica.

Ventajas e inconvenientes Sage en la nube

 Antes de cambiar la manera de trabajar hay que tener en cuanta ambos puntos y valorar si es rentable o no para cada situación el cambio o la inversión que requiere.

Toda empresa busca un retorno de la inversión, y la nube, como cualquier cuestión también requiere esta inversión. A su vez también genera unos inconvenientes que debemos tener en cuenta a la hora de tomar la decisión de utilizar o no este modelo de trabajo.

Ventajas de trabajar en la nube

 1. Accesibilidad total:

Como ya hemos mencionado anteriormente desde la nube se puede acceder desde cualquier lugar y dispositivo , por ejemplo si se desea crear una factura para un cliente solo bastará con conectarse desde un dispositivo móvil mediante la app de facturación para emitir dicha factura.

2. Pago por uso :

La nube se adapta a empresas pequeñas, esto significa que si se necesita un espacio de almacenamiento pequeño solo se pagará por el espacio utilizado, y pagar un plan básico, así evitar grandes desembolsos, esto es ideal para nuevos negocios.

El concepto de pago por uso va también unido al de modularidad. Es decir, si el día de mañana tu negocio va bien y necesitas más usuarios que accedan al software de gestión, más espacio online para guardar documentos adjuntos, o más funcionalidad podemos ir contratando todo esto a medida que nuestro negocio crece. Y si por el contrario la empresa disminuye se puede adaptar sin ningún inconveniente.

3. Mantenimiento de los sistemas y ahorro de tiempo:

Este modelo de negocio, se accede a un flujo constante de actualizaciones. Esto significa que el precio que pagamos por su uso incluye el mantenimiento, eliminando la necesidad de preocuparse por actualizaciones o cambios de versión. Este enfoque suaviza la curva de aprendizaje entre versiones, ya que las mejoras son pequeñas pero continuas. Los usuarios no se ven abrumados por numerosos cambios al pasar de una versión a otra, como suele suceder en las actualizaciones más grandes.

+

Conecta diferentes equipos alojado en diferentes dispositivos.

Mantén toda la información al alcance de unos pocos clics, y ten la infomarción a mano de todas las áreas de tu negocio.

}

Soluciona cualquier incidente en el menos tiempo posible, y aumenta la productividad.

Inconvenientes de trabajar en la nube

1. Pérdida de control sobre sus datos

Uno de los principales obstáculos que enfrentan muchas empresas al considerar la migración a la nube es la preocupación por la pérdida de control sobre sus datos. ¿Dónde residen exactamente nuestros datos? En un servidor ubicado en un centro de datos, con copias de seguridad realizadas en otro servidor.

Esta incertidumbre puede generar desconfianza en algunas empresas, que prefieren mantener sus datos en servidores alojados en sus propias oficinas, donde tienen un mayor control sobre su ubicación. Sin embargo, lograr el mismo nivel de disponibilidad que ofrecen los servicios en la nube, con una tasa de tiempo de actividad del 99,90%, puede resultar extremadamente costoso para las empresas. Aunque los proveedores de servicios en la nube garantizan un tiempo de actividad casi ininterrumpido, la realización de mantenimiento programado puede ser inconveniente para los usuarios, ya que no tienen control sobre cuándo se llevará a cabo.

2. Implicaciones legales

Si los datos personales de la empresa se trasladan a la nube, es fundamental asegurarse de que el proveedor de servicios cumple con todas las disposiciones legales establecidas por la LOPD. Es crucial verificar que el proveedor de servicios cumple con los requisitos legales en este sentido antes de tomar la decisión de migrar a la nube.

3. Duplicidades de datos y posibles fallos de conectividad

Además, al contratar un servicio en la nube para funciones críticas del negocio, es necesario duplicar los accesos a la red para garantizar la conectividad continua. Esto implica mantener varias líneas de comunicación con diferentes tecnologías para asegurar que siempre haya acceso a Internet, lo que es fundamental para mantener la productividad. Un fallo en las comunicaciones podría resultar en una interrupción en el acceso a los servicios en la nube y, en la operatividad del negocio.

4. Contar con una buena infraestructura

Finalmente, es importante considerar la infraestructura tecnológica existente en la empresa antes de migrar a la nube.

Muchas empresas ya cuentan con una infraestructura establecida que permite el acceso remoto a diversas aplicaciones y el trabajo a distancia. Para estas empresas, la adopción de la nube puede no ser tan atractiva, ya que ya han implementado parte de las funcionalidades que ofrece la nube y pueden no obtener tantos beneficios adicionales. Es posible que consideren la transición a un modelo basado en la nube cuando sea el momento de actualizar o renovar su infraestructura tecnológica existente.

El uso de la nube ha supuesto una mejora considerable en muchos procesos de negocio. Las empresas que salen más beneficiadas son las más pequeñas, que ahora tienen la posibilidad de utilizar modelos de negocio que hasta hace poco sólo las más grandes tenían capacidad económica e infraestructura para implementarlo.

El mayor miedo que tienen los usuarios y empresas para trabajar en la nube está en la pérdida de control sobre sus datos. Es muy improbable que alguien vaya a un centro de datos a robar nuestra base de datos de clientes para pasárselos a la competencia, pero ese miedo existe en muchas empresas. 

¿NECESITAS MIGRAR TUS DADTOS A LA NUBE? TE AYUDAMOS CONTACTA CON NOSOTROS